De Moers a Sevilla

Alemania ya no está lejos, podemos llegar en avión por un módico precio, en coche si tenemos tiempo, en tren si tenemos ganas y nos gusta el traqueteo de los vagones… pero cuando se trata de ganarse la confianza de unos estudiantes que han decidido arriesgarse a gastar su dinero y su tiempo en venir desde su mundo conocido hasta una Sevilla para ellos nueva y por qué no, lejana; toda gratitud es poca.